lunes, 2 de mayo de 2011

Naturaleza-controlada.

En el Sandokai, uno de los textos básicos del Zen, se lee:

Luz y oscuridad
están frente a frente.
Pero la una depende de la otra
como el paso de la pierna izquierda
depende del paso de la derecha.




En el «Verdadero libro de las fuentes originales» podemos leer la siguiente «Prevención contra las buenas obras». Yang Dshu dice: «El que hace el bien no lo hace por la gloria, pero la gloria es su consecuencia. La gloria no tiene nada que ver con la ganancia, pero reporta ganancia. La ganancia no tiene nada que ver con la lucha, pero la lucha va con ella. Por lo tanto, el justo se guarda de hacer el bien.»


Ambos textos tomados de;www.cepvi.com

6 comentarios:

belijerez dijo...

Los bonsais de una exposición, los había increiblemente preciosos.

Nicolás dijo...

Siempre he admirado a quien es capaz de conseguir semejantes bellezas.

emejota dijo...

La filosofía zen me apasiona. Un fuerte abrazo.

Lao dijo...

la luz y la sombra se necesitan.Si se buscara hacer el bien por la gloria, tal vez no sería realmente el bien. Los pensamientos que transcribes son tan profundos como reales. Los bonsais no hay palabras. A mi me persigue un pensamiento todo el tiempo, así como gobierna todos mis actos y es que "es mas fácil ser bueno que justo; ya que lo primero en cierto modo es redituable, mientras que ser justo implica un costo", quien lo dijo es una persona muy cercana a mí. UN ABRAZO y gracias por todo

María dijo...

El bien y el mal, el ying y el yang, la luz y la sombra, el dolor y el bienestar...
¡Preciosos los bonsais! Pero como dice un amigo mío al que le regalaron uno: ahora mismo lo siembro en el campo y verás que a gusto se queda.
No logro ver la gracia a cortar y cortar y cortar las raices de un árbol que sería gigantesco si el hombre no lo dejara enano.
En fin, sobre gustos a mil colores.

Besos

VolVoreta dijo...

No me gusta manipular la Naturaleza hasta ese punto, me parece un maltrato en toda regla aunque los japoneses son los maestros de la escala, pienso que deberían aplicarlo a otras cosas. Sin embargo me gusta la filosofía zen y las fotos que has conseguido :)

Te dejo un beso, Bely.