sábado, 13 de febrero de 2010

14 de febrero 2010




Mi blog que no es un diario personal, como otros, ni tampoco un “recogenoticias” de otros, va a su ritmo. Su ritmo, el de mi blog, es el ritmo que me marca las ganas de poner a la luz alguna que otra reflexión, deseo o simplemente poner algo de lo que me ronda en la cabeza o en el corazón. En la cabeza, lo único que me ronda y me rondará morena es la crisis financiera, inmobilaria y política que desborda mi país, y sobre todo mi ciudad pero como a eso no puedo darle demasiado pábulo, más que nada por no deprimirme no quiero dedicarle más espacio en mi blog.
Hoy cuelgo las fotos del día de los enamorados y enamoradas, sobre todo enamorada, como lo soy yo de mi tierra. Mi tierra, da igual sea Jerez o cualquier otra, es aquella en la que la exuberancia de la naturaleza se convierte para mi en un placer desbordante.
La sierra esta pletórica de agua, los arroyos corren desbordados. Llevo muchos años yendo a la sierra tanto en invierno como en verano. Este invierno el agua caída es una verdadera bendición de los dioses o las diosas, que son ellas las que engendran la Vida.
He disfrutado de la sierra de Grazalema cuando era muy joven, pero cuando más disfrutaba era cuando iba con mis hijos. Con ellos hemos recorrido muchas veces el Pinsapar, recuerdo una vez cuando Isa tenía cinco años fuimos con unos amigos. Recuerdo que hizo el recorrido tres veces porque corría y nos adelantaba, luego volvía adonde estábamos y así todo el trayecto. Que buenos tiempos aquellos. Entonces todavía no estaba extendida la enfermedad en el pinsapar que está acabando con esos majestuosos árboles. Ojalá las aguas de este invierno laven esas enfermedades que acosan a la naturaleza. También me gustaría, de camino, que lavaran las maldades de algunos y si no pues tan simple como que las aguas se lo lleven y acaben con ellos. Que acaben con los mentirosos, los manipuladores, los acumuladores, los que estorcionan, los embaucadores, los ladrones… ah y también me gustaría que las agua se llevaran y eliminaran a los que hacen daño a las mujeres y no pagan por ello, ni siquiera son capaces de reconocer el daño producido, asi que lo mejor es que las aguas se lo lleven o que esas aguas limpien de una vez por todas estas tierras que necesitan renacer de nuevo.
Esta primavera se augura preciosa., llena de colores, de olores, de brisas acariciadoras, bendita primavera se aproxima.

9 comentarios:

El ave peregrina dijo...

Palabras con fuerza en tu escrito, estoy de acuerdo, "que acaben con los
malhechores, los mentirosos y sobre todo con los maltratadores"...

Un agarimoso saludo desde Galicia.

AROBOS dijo...

Compartimos ese amor por la Sierra de Cádiz, que ahora está empapadita; pero nos espera, efectivamente, una primavera esplendorosa.

(Los pinsapos no están enfermos.)

__MARÍA__ dijo...

Querida Beli:
En eso estoy yo también con lo del blog...ya ni es diario ni palestra política, ni casi nada. Voy dejando caer cosas que se me ocurren y nada más.

Tu entrada es gustosa, porque hablas del amor y del desamor, del agua (vaya cantidad que está cayendo) y de los días que nos harán en primavera...
Me pongo a hacer fuerza contigo para que los "malos" y sus maldades se vayan como el agua por las "escorrentías" ...ala...que se vayan y no vuelvan.

Besos desde aquí al lado.

MAMÉ VALDÉS dijo...

Yo pienso como María, escribo cuando me apetece y de lo que me apetece, lo que faltaba con lo poco "que cobramos", la lluvia será buena, pero yo ya tengo complejo de rana, que venga la primavera yaaaaaaaaaaaaa, un saludo.

Karen Dinesen dijo...

"Ay, ay, ay, ay, cómo se la lleva el río, ay,ay,ay,ay, la niña de tu querer, porque tiene madre celos de él". Que no se lleve lo bueno, Bely.
Esa fuente ¿Siempre tuvo esos chorros tan abundantes, Bely?...
Pienso cada día en tí, inevitablemente, y en la que os está cayendo.Pero ya veo que lo recibís con alegría. Supongo que tiene que ver la gracia andaluza y el humor que le echáis a todo.
Que el agua caída y que sigue cayendo sea para bien, preciosa.
Un abrazo.

belijerez dijo...

Muchas gracias, me habeis sorprendido gratamente.
Yo estoy contenta con el agua caida, comprendo que la falta de respeto de algunos a la naturaleza le lleva a desastres, no es mi caso en estos momentos.

Estoy feliz sólo de pensar en la explendorosa primavera que nos espera. ¿quién se viene a la sierra?

Lao dijo...

Lo que transmites está pleno de vida. Como el agua que muestras......

historiador dijo...

pensaba mandavos desde Asturies un poco de agua,pero prestame munchu que vos sobre.Saludos collacios gaditanos

agustin fdez del castillo dijo...

Hola
Hola a todos/as
Que estupendo es cuando el blog empieza a ir como deberia ir la vida, a su ritmo. Como dice Mamé Valdes, ¡con lo que nos dan por cada post, que hay que sudarselo y repasarselo pàra que salga fresquito!

Buen dia
agustin