domingo, 21 de febrero de 2010

Tiger

La Mary quiere a Tiger y le perdona. Como está "malito" lo cuida. Aunque Tiger para comenzar su autentica recuperación pide perdón. El lo hace porque está en juego seguir ganando dinero o no. Todo un espectáculo mediático-americano.
El problema es serio, no es una tomadura de pelo televisiva. La adicción al sexo, a las drogas, al tabaco, al juego, a internet... son los sintomas de un trastorno mental que puede ser muy severo.
Por eso es importante que el adicto tome conciencia de su situación, reconozca sus errores y pida perdón (personal o públicamente) como forma de reeencuentro consigo mismo. Al estilo de alcoholicos anónimos, neuroticos anónimos....en fin hay que saber pedir perdón.
Ya lo decía Mandela "Sin perdón no hay paz, sin paz no hay felicidad".
La fotito del País digital.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

no entiendo estos circos yanquis,
.Saludos desde Asturies

El ave peregrina dijo...

Cuanta verdad lleva tu entrada, el perdón es necesario en todas las facetas de la vida.
Cualquier adicción conlleva sus perjuicios y es de sabios el saberla rectificar.

Un abrazo amiga.

miner dijo...

Este Tiger, era un Tigre, ahora con tanto perdón, quedó en gato. Ya no caza.

mary dijo...

Esa Mary es de armas tomar, pobre casi, hasta me da pena de él....después de todo ya era un golfista famoso cuando lo conocido

MAMÉ VALDÉS dijo...

Santa Belén Esteban salvanooooooos!!!!!!!!!!!! un saludo. P.D. Hoy habrá un besa-nariz en tele 5.