miércoles, 25 de marzo de 2009

.......................¡?¿!............

A veces me detengo a leer diferentes blogs. Los leo y observo el contenido de sus palabras, los diseños, los colores. Algunos son realmente obras de arte. Otros muy críticos políticamente. Otros expresan sus emociones y sentimientos, llegan a resultar bastante gratificantes. Otros simplemente son un diario personal puesto a la luz publica. A veces hay personas que buscan su propia identidad expresándose. A otros hay que agradecer su generosidad en compartir. A veces mientras leo, recuerdo esa imagen de una parejita grabando su corazón en el tronco de un árbol. Imagen romántica y un tanto agresiva (según criterios). Escribir siempre ha sido motivo de reconocimiento personal y social.

Luego están los comentarios a las diferentes entradas. Poder expresar la opinión siempre es un ejercicio saludable. Sin embargo hay comentarios escritos en anónimo. Ese es el tema al que quiero poner objeción. El blog es un espacio absolutamente libre, al menos la mayoría, excepto los que controlan los comentarios, estan en su derecho y no lo pongo en cuestión. Lo que si pongo en cuestión es a las personas que se permiten hacer comentarios anónimos. Ellos mismos se censuran. Dejan de ejercitar la libre expresión. Pienso yo que si no son capaces de darse a conocer ¿Por qué se expresan en anónimo? Es porque no se reconocen en sus reflexiones, opiniones o comentarios.

Claro que sigue siendo mi opinión. El hecho de que firmen en anónimo en los comentarios de blogs los hace esclavos de sus palabras. Lo dicho mejor ser dueño de tus silencios que esclavo de tus palabras. A buen entendedor…

6 comentarios:

Alfonso dijo...

Los blogs son personales, por eso son tan distintos, Beli. Es como la piel de cada uno. Lleva su impronta.
En cuánto a los anónimos, bueno. En los blogs no privan tanto, aunque a mi me han insultado, amenazado, etc.. por eso tengo moderado el blog. Pero en la prensa local, es de verguenza como permiten a los anónimos.

miner dijo...

Quienes se escudan en el anonimato, para insultar, tienen problemas: ¡mentales!

Te quedó muy bien la entrada.
Un saludo

miner dijo...

los anónimos peor para ellos,con lo fácil que es poner un nombre cualquiera,¿eh Karen,Miner,y yo misma Mary.....?

mary dijo...

Beli soy Mary.....es que estoy en territorio enemigo,cachis......

Karen Dinesen dijo...

¡caña a los anónimos! Pero de azúcar, Bely. Tal vez algunos necesiten dulcificar su vida y al no encontrar forma, compensan rezumando acidez.
Aunque no creo que todos los anónimos necesiten atención en salud mental, Miner.Los hay que intervienen correcta y respetuosamente.Tal vez sean tímidos...
Pero ponerse un falso nombre tampoco es tan complicado. Tiene razón Miner.¿Un ejemplo? Pues...ahora no caigo.

miner dijo...

Estoy de acuerdo con Karen, a mi los anónimos no me parecen mal. Lo que no me gusta es que se utilice el anonimato para insultar.