miércoles, 25 de marzo de 2009

Ya estas aquí.


Llegó, el día de mi cumpleaños. Sorprendentemente diferente a lo habitual. Parecía robusta. Su color rojo era como el colorete de carnaval, brillante. Su espacio estaba preparado y dispuesto para ella. Pasadas unas semanas, empezó a manifestar signos de debilidad. Su color rojo se volvió casi violeta. Sus hojas empezaron a caerse. Había llegado en invierno, pero la casa estaba caliente. Enseguida busqué, investigué y encontré cuales eran los cuidados que necesitaba. Frío.

El Ciclamen necesitaba frío, y agua suficiente pero en las raíces, nunca por encima de sus hojas. La he cuidado con cariño, le he puesto agua fría en su plato. El espacio en principio preparado para ella ha cambiado. Ahora está en la terraza, ha soportado los fríos y la abundante humedad. Esta semana está espléndida. Ha crecido y madurado. Como un volcán ha derramado sus abundantes flores. No para de proporcionarme alegría cuando la miro. Por las mañanas esta voluptuosa y rebosante de esplendor.

Ya es primavera.

7 comentarios:

Luminata dijo...

Love your blog! :)

Luminata

miner dijo...

Te quedó muy guapo el comentario. Mejor que los del Corte Ingles. Mira tienes hasta una seguidora en Macedonia. Luminata.

Karen Dinesen dijo...

Sí; alguna cosa que decir...¡¡Esto marcha!! y muy bien.

belijerez dijo...

Thank you very much, Luminata.
Miner, empiezo a pensar que tienes acciones en el susodicho hipermercado.
Karen bonita, gracias a ti también por tu "aliento".

mary dijo...

felicidades aunque tarde...en lo de la planta entiendo la satisfacción,ami por lo general las flores no se me dan mal pero esas de floristería, la mayoría se me mueren....

Bely dijo...

Todo lo artificial tiene tiempo de caducidad antes que lo natural. Aún así con muchos cariñitos podemos conseguir lo inesperado.

emi dijo...

Yo he perdido el mio. Pero he leido que hay que guardar el bulbo y plantarlo al año siguiente. Felicidades (por el cumple y por se r buena jardinera) Emi